¿Cuál es la cantidad adecuada de café en la taza?

El volumen en taza deberá ser de 25-30 mililitros, correspondiente aproximadamente a media taza. Si se interrumpe la extracción demasiado pronto, no podrá percibirse en el paladar la gama de aromas que caracteriza el café. Con el paso del tiempo (más de 30 segundos) se extraerá más cafeína y compuestos que le darán a la taza sabores desagradables (como el sabor a madera o el regusto astringente).

¿Cómo reconocer un buen espresso sin ser un experto?

Al observar la crema se puede ver rápidamente si el café ha sido extraído de manera correcta. Si es demasiado clara, significa que el café está subextraído. Esto se debe a la temperatura y/o presión demasiado bajas, o bien a un tiempo de preparación demasiado corto (menos de 20 segundos), posiblemente debido a una dosis de café escasa o a un molido demasiado grueso que llenan muy rápido la taza. Si la crema es demasiado oscura, con un «botón» claro en el centro, significa que el café está sobreextraído. Esto se debe a la temperatura y/o presión demasiado altas o bien a un tiempo de extracción demasiado prolongado (más de 35 segundos), posiblemente a una dosis excesiva o a un molido demasiado fino que hacen que el café fluya más lentamente.

¿El espresso contiene más cafeína que el café americano?

NO, es al revés. La cafeína es soluble en agua caliente y el porcentaje extraído por el café depende de diferentes variables:

  • La dosis: cuanto más café se utiliza, mayor es la cantidad de cafeína.
  • La técnica de elaboración: la infusión (filtrado), aporta más cafeína en la taza que el espresso.
  • La temperatura: cuanto más alta, más cafeína se extrae.
  • Los tiempos de preparación: tiempos más largos significan más cafeína.

Con el mismo café, el espresso es la preparación que contiene el porcentaje más bajo de cafeína. Esto es debido al menor tiempo de contacto, la temperatura del agua más baja y el menor volumen de café en la taza.

¿Qué sabores se pueden percibir en un espresso?

El sabor dulce típico de una taza de café de calidad se debe a las características de los cafés utilizados y a la presencia de azúcares en los granos tostados. Se apreciará un nivel de acidez equilibrado, un rasgo típico de los cafés arábica de buena calidad. El equilibrio entre ácido y amargo está relacionado con el proceso de tueste: a tiempos más largos y temperaturas más elevadas corresponde un café con un regusto amargo, a tiempos más cortos y temperaturas inferiores corresponden cafés más ácidos.