fbpx

La correcta puesta a punto de nuestra máquina ayudará a la obtención de un espresso óptimo.

La importancia de la máquina de café.

La organización y puesta a punto de la máquina de café son dos requerimientos primordiales para conseguir una taza regular de café espresso. Los principales parámetros a tener en cuenta en la máquina de café son verificar la presión de la bomba (8-9 bar) y la caldera (máximo 1 bar), así como la temperatura del agua del grupo (88-92 ºC).

La máquina de café es uno de los elementos más importantes y que más se ve en un establecimiento de hostelería y muchas veces vemos que no se encuentran en buen estado. Algunas recomendaciones que nosotros damos a nuestros clientes es la utilización de diferentes paños (a poder ser bayetas de microfibras) para limpiar las diferentes partes de la máquina (vaporizador, bandeja inferior, mueble cafetero, restos de porta filtro).

Verificación diaria

Antes de empezar a trabajar por la mañana recomendamos purgar todos los grupos y vaporizadores, así como comprobar la limpieza de los cacillos, filtros y mobiliario en general. No es conveniente apagar la máquina de café por la noche (cuando se enciende es cuando más consume) y no quitar los portas (ojo al final del día quitar los restos de café).

Una vez la máquina esté a punto podemos conseguir una extracción lo más precisa posible que consistiría en poner alrededor de 8 gramos de café molido (tipo fino) al que sometemos al paso de agua caliente 92 º C con una presión de 8-9 bar. Este proceso debería durar entre 25 y 30 segundos con un resultado final de 30-35 ml de café con una capa color avellana (crema) y un sabor completo en boca, no amargo y con algunos matices organolépticos (florales, herbajes, frutales,..) en función del tipo de café utilizado.

Las máquinas de espresso que se usan en la actualidad están basadas en la patente de Giovanni Gaggia (1947), lo único que ha evolucionado han sido los materiales y algunas piezas electrónicas.

Diferentes máquinas

Existen diferentes tipos de máquinas en el mercado (manual, semi-automática, automática, súper automática, de cápsulas) pero la mayoría de los clientes utilizan las automáticas donde podemos programar la mayoría de los parámetros que me ayudarán a conseguir un buen espresso, texturizar la leche y un buen agua caliente para las infusiones. Dos aspectos que han mejorado mucho la taza de café han sido la pre-infusión (mojar la pastilla) y poder realizar los ciclos de lavado en los grupos (evitar restos de otros cafés).

Nuestro departamento comercial (asesores de café) en función del tipo de café y consumo, podrá recomendar cual es la mejor opción para cada establecimiento.