Este es un factor muy importante a tener en cuenta a la hora de elaborar un magnífico espresso. Los mejores molinos del mercado necesitan ajustes periódicos para obtener los mejores resultados. Sólo así conseguiremos disfrutar de todo el aroma de un espresso perfecto.

Diferentes puntos de molido, diferentes resultados.

Si suponemos que la máquina de café esta bien, el café que está usando es fresco, la calidad del agua es correcta y el profesional ha sido entrenado, podemos decir que el molino de café es considerado como la clave para la realización de un espresso perfecto. Lo primero que tenemos que saber es como afectará a mi taza de café los diferentes ajustes que puedo realizar en el molino (de punto de molido grueso a fino).
La mayoría de las veces que tomamos un café y no nos sabe bien es por que el molino no está ajustado de forma correcta y ello nos está distorsionando el resultado final.

Un correcto ajuste, resultado seguro.

Las principales razones para realizar ajustes serían: Extracción incorrecta: si se está realizando un espresso y cae de forma lenta (más de 30 segundos para una taza), necesitarás ajustar el punto de molido a más grueso, el caso contrario sería si la extracción es rápida (menos de 30 segundos por taza), tendríamos que poner un punto de molido más fino.

Otros factores que me están afectando son aspectos medioambientales: el café me absorbe muy rápido la humedad del aire, a medida que me aumenta la humedad tendríamos que poner un punto de molido más grueso y a medida que el ambiente es más seco tendríamos que ponerlo un poco más fino.

Nosotros recomendamos ir revisando el molino todas las semanas ya que nos podemos encontrar con algunos cambios en el café, cada barista puede trabajar de diferente forma, los parámetros de las máquinas de café me pueden afectar, el tipo de café que se trabaje (blend o monovarietal), el tipo de molino (manual, automático,…).

Ajuste del molino

Extracción correcta del espresso