Preparar una taza de café no es difícil, pero sí necesitas algunas consideraciones para que realmente sea una buena taza de café.

Muchas veces nos preguntamos cómo podríamos preparar un café igual de rico que el que he tomado en el bar de un amigo. ¿Por qué no conseguimos un buen café en casa? La calidad del café se relaciona directamente con su capacidad de transformarla en una bebida agradable.

Nosotros queremos daros algunos consejos para mejorar la elaboración. Así, los seis elementos a tener en cuenta son:

 

Elegir la cafetera y seguir sus instrucciones de uso. Si se utiliza el mismo tipo de café en equipos de preparación distintos, se obtendrán cafés con distintas características de sabor y cuerpo.

Respetar el ratio correcto de café y agua (60 gramos por litro de agua). Los rangos más aceptables de concentración se hallan entre el 1% y el 1,5% de café y entre el 99% y el 98,5% de agua.

Utilizar un apropiado punto de molido: prensa francesa (grueso), italiana, filtro, chemex, espresso (fino). El tamaño adecuado de la partícula (molienda) de café debe coincidir con el método de preparación y la cafetera empleada.

Utilizar agua de calidad, para pre-calentar la cafetera o  limpiar los filtros (no debería transferirle ningún sabor a la infusión). El agua es tan importante como el café que se utiliza (representa más del 98% de la bebida).

Respetar el tiempo de contacto entre el agua y el café, entre 4-8 minutos en función del tipo de cafetera. Como regla general, los compuestos más sabrosos se extraen primero. La extracción prolongada tiene como resultado un sabor inaceptable en la bebida.

Temperatura correcta del agua; el agua fría no extrae el café completamente, ni tan rápidamente como lo hace el agua caliente. Deberá estar entre 92º C y 96º C para liberar los materiales aromáticos.

 

Si tienes dudas para aplicar algunos de estos consejos, no dudes en pasarte por algunas de nuestras tiendas.

 

 

ENVÍO GRATUITO EN 24/48H A PARTIR DE 30€ Descartar