Se cumplen 130 años desde que la princesa Isabel dictara la Ley Áurea aboliendo de un plumazo la esclavitud en Brasil. Fue un 13 de mayo de 1888 y supuso un antes y un después en la historia de un país que poco a poco empezaba a florecer.

Años más tarde, y gracias al gran trabajo de su gente, Brasil emergió. Un país colonial que intentando buscar una identidad que lo diferenciara del resto empezó a ser reconocido por sus carnavales de Rio, sus bailes de samba y sobre todo por su café. Hablar de café, es hablar de Brasil. Y es que además de ser el mayor productor del mundo también es el mayor consumidor de esta bebida. En 1920, nada más y nada menos que el 80 por ciento de las plantaciones de café de todo el mundo se encontraban en este territorio.

Un pueblo que además del cultivo, siempre ha tratado con delicadeza la formación de especialistas que cuidan al detalle su elaboración. Quizás la forma de convivir con este producto haya hecho que este país sudamericano acabe por convertirse en una verdadera cuna del café.

Los brasileños acostumbran a tomarlo en casa, rodeados de amigos y familiares. Una costumbre que en el mundo europeo no suele ser tan habitual. El café allí se denomina cafezinho, y lo suelen beber muy caliente, sin leche y con mucho azúcar. Es un producto con un sabor dulzón, similar a cafés africanos como el de Kenia, aunque sin tener esa acidez tan característica. Con un aroma a frutos secos y naranja que llega a enamorar a cualquiera.

Este mes podrás encontrar en nuestras tiendas uno de los mejores cafés de este país, cultivado en Fazenda Nossa Senhora de Fatima, una de las fincas más famosas situada en Cerrado. Se trata de un producto completamente orgánico, producido sin aditivos ni pesticidas.

¿Y a ti, te apetece probar nuestro Café de Brasil?

Posts relacionados

ENVÍO GRATUITO EN 24/48H A PARTIR DE 30€ Descartar