Los ciclistas siempre han tenido una buena relación con el consumo de café. Antes, durante o después de hacer ejercicio siempre han estado dispuestos a tomar una taza de café.

Los motivos pueden ser diferentes, tomar algo caliente, buscar el efecto positivo de la cafeína, la excusa para comentar la jornada… por ese motivo, desde hace unos años se están poniendo de moda los locales que vinculan café y bicicleta. Aunque en Europa el ciclismo ha tenido más importancia y tradición, es en Estados Unidos donde desde hace una década han empezado a ponerse de moda los BIKE CAFES o CYCLING CAFES. En ciudades de la costa Oeste (Portland, Seattle, San Francisco) han fomentado el uso de la bicicleta y la protección del ciclista.

Los locales son muy diferentes, algunos son de reparación y alquiler de bicicletas, otros están ambientados con motivos de ciclismo, otros permiten que dejes tu bicicleta dentro del local, lo que si tienen en común es que dan un café de muy alta calidad para que el cliente que pare disfrute de un momento especial con una buena taza de café.

El sonido de una máquina de café haciendo espresso, el vaporizador texturizando la leche y el molino de café trabajando son complementarios con el pequeño taller de reparación de bicis donde puedes inflar tus ruedas, arreglar un pinchazo…

En estos locales suelen tener preparados unos termos o jarras de café filtrado, por si alguien prefiere un trago más largo después de la carrera o bien, un buen espresso o macchiato antes de empezar, eso si, siempre preparados por baristas (especialistas en café).

Los bike cafes son un buen reclamo para toda la familia mientras te tomas un café, puedes aprender de bicicletas, leer revistas especializadas, ver la retransmisión de las competiciones más importantes de la temporada en todas sus modalidades (carretera, montaña, urbanas…) asesorarte de nuevas rutas, comentar con otros clientes tus experiencias, se trata de un punto de encuentro para entusiastas de la bici.

La gente cuando termina de hacer una etapa está feliz y en estos locales se crea una atmósfera especial. Son lugares acogedores donde hay un cuidado obsesivo por el café (blends 100%, arábica, cafés de finca…),  repostería artesanal, comida sana…