Este es el aspecto del café fresco, cuando es una fruta dulce y jugosa como las guindas, las cerezas o las bellotas.

Café pergamino

Es la forma en que el café se presenta después del secado tradicional: así se almacena en los beneficios ya que la ‘cascarilla’ (pergamino) protege el grano impidiendo que vuelva a absorber la humedad.

Café verde

Este es el aspecto del café listo para exportar. Cuando llegue a su destino es el comprador quien se encarga de tostarlo.

Secado tradicional al sol

Es una tradición de más de 200 años, un proceso lento que se hace en grandes patios de cemento, donde hay que mover el café manualmente. Por gravedad, la humedad se desplaza dentro de un lado a otro dentro del grano, por lo que es fundamental que cambie de posición constantemente. El secado al sol dura alrededor de 8 días y requiere mucho control para que no haya focos de fermentación.

Secados especiales

Los secados especiales son procesos que buscan obtener perfiles de taza más complejos. Los granos que conservan parte del mucílago e incluso la pulpa entera se les llama ‘honeys’ o miel. Los secados especiales son como las notas musicales que admiten combinaciones infinitas. Es el arte de interactuar con los azúcares de cada variedad cultivada.