A diferencia de otros países africanos, los problemas de Zambia no parecen ser políticos (aparte de la corrupción burocrática) o étnicos, su debilidad se halla en el hecho de que depende del cobre. Este, constituye el 90% de sus exportaciones y sucede que, los precios del cobre han caído en picado y la reservas en Zambia están reduciéndose.

El café de Zambia fue introducido por los misioneros en los años 50, estos trajeron la variedad Bourbon de Tanzania y Kenya. Sin embargo, la industria no empezó a producir en serio hasta los años 1970 gracias a las ayudas y subvenciones del Banco Mundial. La mayoría de los cafés de Zambia provienen de grandes fincas aunque también se empiezan a ver pequeñas explotaciones. Las fincas de café están bastante bien equipadas y con buenos accesos ya que al empezar relativamente hace poco en la producción de café y estar controladas por grandes grupos multinacionales. El gobierno parece dispuesto a realizar reformas en el mercado y ciertamente su fomento de un mayor cultivo de los excelentes cafés zambianos está teniendo como resultado un incremento de las cosechas.

Es difícil definir regiones de café por lo que se determinarán por zonas: sur, central, norte. Principalmente en la zona norte, en el distrito de las montañas Muchinga, que incluye las áreas de Isoka, Nakonde, y Kasama, alrededor de la capital Lusaka, es donde podemos encontrar los mejores cafés de especialidad.

Son cafés de altitud entre 900 y 2000 m, teniendo dos cosechas al año: abril y septiembre. Las dos variedades  más importantes son Bourbon y Catimor. El café de Zambia es similar en sabor a otros cafés arábicas del Este de África, es ligero y recuerda al de Tanzania.

Nuestro departamento de compras ha traído como café de temporada uno de Zambia donde estará disponible durante los meses de verano en nuestras tiendas, franquicias y tienda online.