Aprovechamos este artículo para hacer un homenaje a Alfonso Bialetti (1888-1970), inventor de esta cafetera en 1933.

En la mayoría de las casas se puede encontrar una cafetera de ese estilo dada su popularidad y facilidad para poder disfrutar de un café.

Queremos dar algunos consejos para elaborar un café de calidad en esta cafetera y evitar algunos comentarios que se hacen por su mal uso.

El principal problema que nos podemos encontrar en esta cafetera es que el agua alcanza temperaturas muy altas y a veces nos da la sensación de que el café está amargo.

Hay algunos factores que tenemos que tener muy en cuenta: el ratio café/agua, punto de molido y la rapidez de elaboración cuando empieza a salir el café.

Normalmente no se sabe cuanto café se está utilizando ya que llenamos la referencia de llenar el café molido en su depósito y la cantidad de agua no debe pasar de la válvula de presión que tenemos como referencia en el interior de la parte inferior de la cafetera (si ponemos poco agua el café saldrá muy concentrado y si ponemos mucho hay riesgo de mojar el café y que salgan posos)

El primer consejo que tenemos que dar es utilizar el café lo más reciente que podamos, a poder ser natural 100%, de tueste medio y que no tenga mucha acidez. Nunca compactar ni apretar el café molido.

El segundo consejo sería precalentar agua y ponerla templada en la cafetera para evitar un menor contacto con el fuego, esto reducirá el amargor del café siendo un sabor más agradable. Ese agua no debe sobrepasar la válvula, es una seguridad para prevenir ese exceso de presión que salga al exterior.

Poner el filtro con el café molido y revisar que todas las partes estén limpias desde la última vez que la usamos, es muy importante que se cierren bien todas las partes para que funcione perfectamente.

Pongamos un fuego medio y levantemos la tapa de arriba para ir controlando la salida del café, ya que una vez veamos el café la iremos retirando para evitar ese exceso de temperatura y rapidez excesiva en su extracción. Cuando veamos ese ‘borbotón’ (ffssshhhhhh) de café será el momento de retirarlo ya que no necesitará más fuerza para salir y solo servirá para amargar nuestro café.

Revuelve el café y disfruta de ese magnífico momento. Un consejo final importante será enfriar la parte inferior de la cafetera para rebajar la presión y poder limpiar bien sus diferentes piezas.

Cuando hayamos terminado de lavar y secar todas las partes de la cafetera deberemos guardarla en su posición vertical.

bialetti

Share This